defiende el enfoque de género

Educación y sociedad

Publicado: 2011-02-10

En nuestra realidad actual, de acuerdo al modelo educativo que tenemos, tanto la calidad de la educación como la visión de un desarrollo nacional se encuentran lejos de nuestro alcance. Hay la pretensión de creer que el desarrollo de la escuela poco o nada tiene que ver con el desarrollo de la  sociedad; nada más incierto. Durante toda la República no se ha tenido el interés de construir un Plan Nacional de Desarrollo (PND), que permita un cambio, un viraje hacia una visión de interconexión del trabajo de la escuela  y  de la sociedad. La escuela debe funcionar como ligazón fundamental,  como la base imprescindible del desarrollo de una sociedad. El desarrollo de una escuela debe significar el desarrollo de una sociedad y viceversa. No podemos seguir pensando que las cosas tienen un desarrollo unilateral. En los países más desarrollados es así como funciona el sistema educativo, pero ello escapa de los países subdesarrollados, porque justamente esos países que manejan el gran capital nos hacen creer que la educación y la formación se dan solo en las cuatro paredes. Ahora más aún, en muchas zonas están entregando los laptops con la argumentación de que de esa manera estaremos muy pronto al nivel de los países del primer mundo. Pero cuando revisamos la inversión en educación en el Perú, vemos que no sobrepasa el 2.9% del PBI. Es una clara muestra de la ausencia de un compromiso político  por parte del  Estado. El actual modelo educativo implantado por La UNESCO con la ayuda del gobierno, no nos hace ver (por lo menos) que una buena formación depende de otros factores, sean los factores  económico- sociales así como  las relaciones familiares. Como vemos en nuestro país, hay mucho por desarrollar, pero aún hay una dependencia  económica y  tecnológica. Y lo más lamentable, se sigue manteniendo la escuela alejada de la sociedad.  Nosotros debemos cumplir un papel muy importante en la transformación de esta realidad. El rol de la escuela debe enrumbarse a la mayor cohesión  posible en el desarrollo científico-  técnico, cultural y ambiental de nuestra sociedad. Esto con el trabajo colectivo entre los docentes, estudiantes, directivos, padres de familia y trabajadores de la misma escuela, encaminando esta visión para la  cohesión con la comunidad. Esta es la tarea que debemos iniciar como jóvenes y estudiantes que somos. La formación de las nuevas generaciones debe estar orientada de una forma que  más adelante, cuando sean profesionales aporten al desarrollo de nuestro país. Muchos aún giramos en ese mundo del “sueño americano”, donde se cree que lo mejor es viajar  al extranjero  y desarrollarnos como profesionales. Como decía Manuel González Prada tenemos que ser dueños de nuestra propia historia. Las limitaciones que tenemos pueden ser superadas pero como colectivo. Haciendo que cada trabajo que realicemos sea un aporte al trabajo de todo el conjunto. Solo con una cohesión verdadera podremos cambiar esta triste realidad. ¡A trabajar!


Escrito por


Publicado en

El pulmón fumador

Sobre todo, nada